Opinion

CIUDADANOS CADA 4 AÑOS

Por: J. F. Paz – Exmagistrado / Consultor. – Presidente Tribunal de Control Ético del partido liberal colombiano.

La ciudadanía se ha definido como aquella persona que vive en un territorio de manera jurídica y tiene por tanto una serie de derechos, obligaciones y deberes, entre ellos conocer las leyes que regulan el sistema político de la nación, cumplir con todas sus obligaciones jurídicas, ejercer el voto para elegir y ser elegido, ser tratados como personas diferenciadas con sus particularidades únicas, sus pensamientos propios y el libre albedrio.

Cierto es, que ese concepto de ciudadanía se desconceptúa cuando un mal e indolente sistema de gobierno desconoce el clamor ciudadano, la oposición a una medida que puede afectar los intereses colectivos, como es el caso de la impopular reforma tributaria que cursa su trámite en el Congreso, por ser fiscalista, confiscatoria, alcabalera, donde la clase media dejará de serlo por ser la más afectada con los gravámenes e imposiciones tributarias que consagra ese espurio estatuto.

En síntesis pareciera ser que solo somos ciudadanos y tenidos en cuenta cada cuatro años cuando se celebran las elecciones para presidente y renovación del Congreso.

Adenda Uno: Pero si se cuestiona al ejecutivo en cabeza del presidente por desconocer la opinión ciudadana, no menos cierto lo es, que la gran responsabilidad recae en el legislativo encargado de tramitar y decidir su aprobación mediante el trámite ordinario de una ley, donde seguramente unos partidos acudirán a la defensa del gobierno por ser beneficiarios de la burocracia oficial, otros aprovecharán su status de oposición para posicionarse frente a sus eventuales electores, otros defenderán sus tesis programáticas de lo social con rechazo a esas políticas rentistas, otros algo común en estos sistemas políticos, a la espera del llamado oficial para tomar una decisión de acuerdo a las prebendas, llámese “mermelada” que se les ofrezca.

Ojalá este Congreso nos sorprenda, y entienda el momento que se vive, la realidad social del país, y actuando a la altura de las circunstancias por la que se atraviesa.

Adenda dos: Como quiera que la corrupción se ha convertido en el problema de mayor gravedad en la estructura estatal, interesante conocer la respuesta dada por el expresidente argentino, conocido como el médico del pueblo Arturo Illia, cuando al preguntársele, si era muy  difícil gobernar, contestó: “NO, ES MUY FÁCIL, SOLO SE NECESITA SER HONESTO Y RESPETAR LA CONSTITUCIÓN¨. Sabio consejo.

Lo más visto

Subir