Opinion

SE JUEGA CON CANDELA

Por: J. F. Paz – Exmagistrado / Consultor. – Presidente Tribunal de Control Ético del partido liberal colombiano.

Los eufemismos oficiales de moda en este sistema de gobierno. Se le quiere hacer creer a la población con la ayuda de ciertos medios afines al ejecutivo que la REFORMA TRIBUTARIA que se presentará a la consideración del Congreso no es un estatuto fiscal, sino una ley de trasformación social, que busca como objetivo principal la generación de empleo y la reducción de la desigualdad.

Seguramente se reducirá la desigualdad elevando la carga tributaria, aumentando el porcentaje del IVA, imponiéndole impuesto a las pensiones, aunque se viole la prohibición constitucional, poco importa la carta política, impuesto de renta para aquellos que devenguen un salario mensual superior a $ 2.500.000, y otros gravámenes más, haciendo de este país uno de los de mayor tributación en el hemisferio ocupando un infamante tercer lugar.

La cantidad de impuestos que debe soportar la población trabajadora tiene que tener un límite frente al excesivo gasto público, las nóminas paralelas en las entidades oficiales, una contratación estatal desbordada con adjudicaciones a dedo, las consejerías como descansadero de políticos quemados en las elecciones, la compra de aviones de guerra en época de pandemia, la inversión millonaria para el cambio de uniformes de la policía nacional, la frondosa nómina del exterior para cumplir compromisos políticos, los miles de millones de pesos para el mejoramiento de la imagen del gobierno y de su presidente, de ministros,  funcionarios de bajo nivel, el gasto publicitario en el magazine de las 6 de la tarde, la cantidad de escoltas, carros blindados, comisiones al exterior, en síntesis un derroche presupuestal que contrasta con la reforma que se pretende aplicar.

A propósito de lo anotado, el gobierno central mediante decreto 371 del 8 de abril del 2021, expide normas para limitar los gastos públicos para el año que corre, basta leerlo para concluir que no es más que un canto a la bandera, austeridad en cosas menores, viáticos, mantenimiento de inmuebles, cambio de sedes, papelería, teléfonos  y regalos corporativos.

Mientras todo esto sucede, hay voces de congresistas que denuncian la indebida intromisión del Min hacienda al tratar de negociar su aprobación con ofrecimientos a un sector parlamentario, que al decir de los denunciantes serviría para financiar sus campañas electorales. SI es cierto, fuera de ser inmoral, sería aberrante, objeto de investigaciones disciplinarias como penales.

La moraleja de este viacrucis fiscal es la postulación del cuestionado ministro, el de los famosos bonos de agua (bonos Carrasquilla) por los años 2008, 2011 a la presidencia de la CAF a disfrutar de las mieles de la banca internacional, mientras Juan pueblo y la clase media hacen ingentes esfuerzos para cumplir con los nuevos gravámenes.

Gran responsabilidad la del Congreso, de actuar con ponderación, sentido de patria, a pocos meses de la elección parlamentaria.

ADENDA: El pasado 9 de abril se celebró una fecha más del asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, en una Bogotá brumosa y fría, cuyas tesis sociales siguen perdurando a través del tiempo, época donde no existía la televisión, tampoco las redes sociales, ni había Netflix, ni trasmisión en facebook live, así que la única forma de comunicarse con las masas populares era por medio de su elocuente oratoria, donde identificaba a los responsables de la situación social de la época, discursos que merecen ser estudiados, para sí comprender el verdadero andamiaje retórico que subyace en su centenares intervenciones en la plaza pública. Líderes de ese talente difícil de conseguir en nuestro medio político, más dedicados a las componendas y estratagemas electorales.

Lo más visto

Subir