Opinion

Sobre la Renuncia de Luis Alberto Giraldo

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Ayer 9 de abril el hasta ahora secretario de Infraestructura de la Gobernación de Caldas, Luis Alberto Giraldo, presentó renuncia no irrevocable al cargo en mención, y como era de esperarse dicha renuncia no pasó inadvertida.

En esta pequeña comarca llamada Caldas, en donde pareciese que nada pasa desapercibido, y en donde todos creemos saber todo lo que pasa, se anunciaba desde hace varias semanas el cambio que habría en dicha secretaria, pues no obedeciendo a elementos técnicos, pero si políticos, con cada día que pasara, se estrechaba el tiempo de las próximas elecciones al congreso, y la presión por politizar el cargo era mayúscula.

Pocas secretarías como la de Infraestructura requieren de personas que lleguen con algún conocimiento técnico, que no den pie a la improvisación, si es que se quieren hacer bien las cosas, pero además, si se tiene un conocimiento geográfico y geotécnico del territorio, encubra al posible aspirante al cargo en particular.

Si existe en el departamento, un tema común y transversal para todos los municipios, es el de las vías y el mantenimiento de estas, no en vano para un candidato a la alcaldía puede ser su bandera de campaña, como también su cruz cuando la inclemencia del clima o la incapacidad por gestionar enciende la llama de las comunidades que reclaman la mínima atención en sus carreteras. Pocos como Luis Alberto conocen esta problemática de cerca, a tal punto, que un departamento tan politizado y sectario como el nuestro, ha logrado entendimiento, comunicación y hasta apoyo, de alcaldes que no compartiendo posiciones políticas, si reconocen la labor técnica.

No se encuentra razón diferente a la política, para que la renuncia de Luis Alberto Giraldo haya sido solicitada. Sus posiciones y convicciones han sido claras, no de ahora, de tiempo atrás.

Y tal vez esas posiciones no sean del agrado hoy del señor Gobernador, tal vez las posiciones políticas de Luis Alberto y de Luis Carlos solo se cruzaron cuando el gobernador las necesitó en campaña, o cuando después de ella buscó afanosamente el favor de esa misma línea para pedir algún favor. Pero como dice ese mismo amigo al cual buscó afanosamente, el respeto y la correspondencia en el trato no se pide, se da; no se exige, se espera.

Ojalá si es que tiene pensado el Gobernador aceptar la renuncia de Luis Alberto, demuestre que cuenta con algún candidato que por lo menos en su hoja de vida tenga los méritos para igualar la gestión realizada, por el que era hace muchos años alcalde de Marquetalia. Ojalá nos equivoquemos quienes creemos que el Gobernador está obedeciendo órdenes llegadas vía telefónica y a larga distancia,  por quien por fin acumulará en su bolsa otra secretaria más, que allanará el difícil camino que les espera en marzo del próximo año.

Claro que debe haber mejores técnicos, y esos son los que esperamos que lleguen a la secretaria, porque para lagartos y manzanillos sobramos muchos.

Señor Gobernador, en un momento en donde el país está ávido por castigar funcionarios que gobiernan improvisando, en una coyuntura donde se requiere la gestión de los mejores y más capacitados, donde cualquier peso hace la diferencia, usted no puede politizar una secretaría, que hoy es aplaudida por propios y extraños, y que ha logrado un punto en el cual la confianza con los alcaldes (la enorme mayoría), actores fundamentales en la gestión, está en un excepcional momento. Qué difícil será para los alcaldes volver a recibir el apoyo encontrado.

Tiene usted hoy un hombre honesto, trabajador y leal, pero además experto como pocos en el tema, en donde seguro en la empresa privada de lejos podría tener mejores réditos económicos, pero cuya vocación publica le imprime un sello difícil de encontrar.

Me uno a las palabras del exgobernador Echeverri, extrañaremos un excepcional funcionario, pero más aún, los campesinos y líderes que como pocas veces conocen y sienten cercano a un secretario de despacho.

Twitter: @AlejandroLSFD

Lo más visto

Subir