Opinion

JUECES Y MAGISTRADOS SÓLO SE DEBEN EXPRESAR EN LOS AUTOS Y SENTENCIAS

Por: J. F. Paz – Exmagistrado / Consultor. – Presidente Tribunal de Control Ético del partido liberal colombiano.

1.- Ya es hora de ponerle fin a ese síndrome del protagonismo que consiste en la figuración excesiva a que invita la letra de molde, la sonoridad del micrófono y el brillo de las cámaras de televisión, por parte de magistrados, voceros del ministerio público, fiscalía y jueces al aparecer en los diferentes medios dando declaraciones sobre asuntos de competencia de sus despachos, llevándose la medalla de oro el actual Fiscal General con información de delitos menores, pero guardando silencio respecto a los resultados de los negocios turbios de la actividad financiera, los contratos millonarios de la administración pública, las violaciones del ejercicio electoral, las continuas masacres de humildes  colombianos, o la corrupción rampante en todas las esferas de la actividad nacional.

Es un hecho irrefutable que los conceptos y la voz del magistrado deben expresarse en los autos y las sentencias, que son los que traducen la verdad de la justicia, o por lo menos así era antes que ese desdibujara la dignidad de la misma solamente creída por un 26% de los ciudadanos.

2.- En materia de aspiraciones presidenciales dos ex ministros de Hacienda promotores de reformas tributarias en contra del asalariado como de los trabajadores independientes, uno de ellos cuestionado por su pasado administrativo, vinculado a serias investigaciones como el sonado caso de Dragacol, el desfalco de Interbolsa, la cuestionada venta de Isagen, el escándalo de Reficar, con  sospechosos pasos procesales en los cuales las argucias procedimentales recibieron de generosos jueces más atención para una salida cómoda en detrimento del erario y el enriquecimiento de unos cuantos, ahora aspiran a obtener el favor de un pueblo hastiado de promesas y solo tenido en cuenta al momento del voto, olvidando deliberadamente que ellos ayudaron a empobrecerlos con sus políticas  fiscalistas, utilizando por conveniencia electoral un lenguaje postizo de ser abanderados de verdaderas políticas sociales.

Independientemente del futuro de esas aspiraciones sin horizonte alguno, cierto es reconocer  que a los conservadores o lo poco que queda de ese importante partido, les va bien con presidente o sin presidente, por cuanto siempre están en el gobierno, es de su ADN la burocracia oficial.

3.-Preparémonos para las centenares encuestas electorales respecto a la inclinación de la opinión pública en el tema de las candidaturas presidenciales, que si bien no definen nada por el tiempo que falta para la votación presidencial, si generan un efecto sicológico que tienen a ciertos políticos en la encrucijada sin saber a quién adherir como buenos camaleones que lo son, en donde no hay discurso serio por parte de los aspirantes, temas como la mala hora de la justicia, no son abordados, muy poco sobre la hacienda pública, tratando de pasar de agache en algo tan sensible como la reforma tributaria, la seguridad ciudadana, el desempleo, la deserción escolar, el sistema electoral vigente, que debieran ser asuntos prioritarios en una verdadera campaña presidencial.

Los sondeos y las encuestas hacen parte de nuestro paisaje preelectoral, que sirven para orientar la voluntad del votante o dejarlo en una total incertidumbre, siendo lo único cierto, que la mejor y real encuesta es la que se produce el día de la elección, el resultado de las urnas, lo demás es pura especulación.

Adenda: Cómo se juega con la Constitución por parte de unos abusivos legisladores que deben ser objeto del rechazo ciudadano al pretender cambiar para beneficio propio los períodos para el cual fueron elegidos. Perturbadores de la democracia. Rechazo total a esa burda iniciativa.

Lo más visto

Subir