Opinion

Convulsión Política

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Quienes mostramos algo de interés por la coyuntura política nacional no vimos desapercibido el Proyecto de Acto Legislativo que se presentó en el congreso sobre ampliación de los actuales periodos, dicho proyecto duró lo que dura el minuto de Dios, y como una bendición caída del cielo, reavivo el discurso de los sectores alternativos del centro y la izquierda contra los tradicionales sectores de poder.

Dicha iniciativa ha servido como la bandera reeleccionista del Gerente de la Federación de municipios, Gilberto Toro por más de 20 años, y también ha servido para que los gobiernos cautiven a los ingenuos alcaldes y gobernadores (Como sucedió durante el gobierno Santos), creyendo que con la mera radicación de un proyecto que pretende ampliar los periodos, se ha conquistado un enorme camino. Quienes saben algo del trámite legislativo, la simple radicación no significa nada diferente a darle justificación a un discurso, que pretende ganar adeptos y popularidad a cambio de una falsa esperanza.

Sin embargo, y contrario a lo sucedido en anteriores ocasiones, el aura que rodeaba la recientemente cuestionada iniciativa, pareciese que la presentaba como un proyecto con el apoyo de la primera línea de los súper poderosos del estamento.

Ninguno de los ingenuos y torpes firmantes fueron los autores de la iniciativa, dicho proyecto fue redactado en quien sabe qué alta oficina de alguna importante entidad. Pero como más sabe el diablo por viejo que por diablo, en la búsqueda de por lo menos 10 firmas de congresistas, buscaron a los más connotados miembros de las comisiones primeras del congreso, quienes no dudaron en afirmar que si acompañaban la iniciativa, temerosos de la perdida de sus cuotas burocráticas y de la gracia de los numerosos emperadorcitos que abundan en las altas esferas del estado y que estaban detrás del proyecto.

Ellos que si entendían la carga de profundidad de una iniciativa de este corte, aplazaron hasta último momento sus firmas a la iniciativa, esperando a que apareciera la primera rubrica de algún congresistas que valiera la pena acompañar, mientras tanto un número nada despreciable de representantes (ninguno miembro de las comisiones primeras) firmaba el proyecto de seguro sin leer todo su contenido y sin dimensionar la avalancha de críticas que ya se anunciaban en medios de comunicación, academia y sectores políticos alternativos y de oposición. Como evidentemente sucedió, ningún experimentado congresista firmaría la perversa propuesta.

Tan desconocidos son para el país los firmantes del fallido proyecto, que inclusive los medios nacionales de comunicación buscaron afanosamente los números telefónicos de alguno de ellos para que la defendiera, y antes de conseguirlos ya dicha idea estaba hundida.

Pero tercos en su intento por darle vida al monstruo, tejieron una simple y pésima estrategia, quienes estaban realmente detrás del proyecto, esperaron a soltar el globo incendiario, cruzando los dedos para que dicha iniciativa cogiera fuerza, por ello decidieron radicarla en la cámara de representantes donde sabían que había alguna oportunidad de pasar los primeros dos debates, mientras se “ambientaba” la propuesta, y lograban ajustar las estrechas mayorías que difícilmente logran conseguir en la comisión Primera de Senado.

¿Qué el Presidente Duque desconocía la iniciativa? Nada más ingenuo que afirmar lo anterior. A solo 6 días de que el Congreso retomara las sesiones el 16 de marzo, Duque en su despacho recibía a la directora ejecutiva de Asocapitales Luz Maria Zapata, esposa de Germán Vargas Lleras, y de quien se afirma inicio junto con Gilberto Toro la tarea de ambientar la propuesta (https://www.asocapitales.co/nueva/2021/03/15/el-presidente-ivan-duque-se-reune-con-el-presidente-de-asocapitales-y-alcalde-de-monteria-carlos-osdosgoitia-y-con-la-directora-ejecutiva-luz-maria-zapata/) de seguro uno de los temas de conversación fue el dichoso proyecto, pues para esos días ya se sabía de la existencia del mismo y de su contenido, pues se buscaba afanosamente las firmas para su radicación. Sin embargo y tan torpe como su gobierno, no puso freno a un proyecto que solo serviría para fortalecer a la oposición y debilitar aún más la derecha política del país.

Torpeza e ingenuidad, dos palabras que resumen el estrepitoso y fugaz tramite de la iniciativa, la cual demostró no solo el temor de los hoy poderosos del país por perder su influencia en el Estado, sino que le hicieron un enorme favor a los sectores alternativos que hoy tienen decidido competirle a la derecha por la presidencia en las próximas elecciones.

Hoy como nunca antes en la historia del país, por mas acuerdo o desacuerdo con ellos, se ve adportas del Palacio de Nariño un Gobierno de centro izquierda, cuyo jefe de debate de apellido Duque, hace todo lo posible con sus equivocaciones por llevarlos al poder.

Twitter: @AlejandroLSFD

Lo más visto

Subir