Opinion

UN PAÍS DESCONCERTADO

Por: J. F. Paz – Exmagistrado / Consultor. – Presidente Tribunal de Control Ético del partido liberal colombiano.

Los que  acudimos  a  las  columnas de opinión no quisiéramos emplear este titular, pero las circunstancias por las que atraviesa la Nación lo imponen al observar la forma como se desarrolla la mal llamada democracia  en nuestro país, las reiteradas protestas sociales como un NO a las políticas  de gobierno, las  muertes de líderes comunitarios, la cooptación de los órganos de control, los desplazamientos de humildes campesinos desarraigados de sus propios territorios, donde los grandes medios pretenden desconocer esa realidad con informaciones sesgadas, o lo más grave  tomando partido  para proteger  las políticas oficiales.

No en vano se percibe una desazón institucional, un país descuadernado, (frase del expresidente Lleras Restrepo), pesadumbre e indiferencia ciudadana frente a los procesos electorales, apatía de una sociedad que parece haberse acostumbrado a convivir dentro del escándalo, la corrupción como noticia diaria que ha permeado todas las capas sociales.

Si a lo expresado se le agrega una justicia penal inane que solo produce  boletines  que aluden a los llamados  a versión libre,  interrogatorios, fijación de fechas para imputación de cargos, acuerdos  con  la Fiscalía  a través del manoseado principio de oportunidad, llamado por algunos principio de  impunidad, pero transcurre el tiempo desconociéndose los resultados de esas diligencias preparatorias y menos aún  con decisiones de fondo, no podemos menos que llegar a la conclusión, que hay un desconcierto general por todo lo que pasa en el  panorama político nacional.

Es el momento  para exhortar a los partidos, incluyendo al que pertenezco, el liberal, para  iniciar una depuración  que sea coherente con su ideología, lucha frontal contra el clientelismo  y la corrupción cualquiera que sean sus  actores,  que tanto daño  le hace a la institucionalidad, responsables del divorcio que en la actualidad se da entre la sociedad sana del país  y los partidos, originando movimientos independientes con claras expresiones populistas o neo populistas, quienes se consideran portadores de misiones míticas, buscando reemplazar los vicios de la democracia liberal, simpatizantes que han olvidado  cómo han terminado estos regímenes populistas en los países que han optado por esas  forma de gobierno.

ADENDA UNO: Las ironías de la vida. El actual secretario de seguridad de Bogotá   cuando ejercía como columnista de opinión era un permanente crítico respecto a la forma como se manejaba la seguridad ciudadana tanto en el país como en la ciudad de Bogotá, el gran problema decía el hoy burócrata es de “gestión y coordinación entre las instituciones que tienen la obligación de garantizar la seguridad de los ciudadanos“.

Se le pregunta ¿dónde está esa gestión y coordinación de la que teorizaba en sus escritos ahora que tiene la responsabilidad de garantizarle la seguridad a los que habitamos la ciudad capital?, la que está tomada por el hampa criolla, las bandas de barrio, el microtráfico, asaltos y muertes en los Transmilenio, en síntesis una total desprotección al ciudadano de a pie.

Razón le asiste al hombre de la calle, cuando comparaba a esta clase de funcionarios con el famoso PAQUETE CHILENO   empleado por los carteristas para defraudar a las personas de bien.

ADENDA DOS: Nada que hacer con la clase parlamentaria. Inconcebible la elección de un representante del CD investigado por la Corte Suprema como miembro de la cuestionada comisión de acusaciones de esa rama legislativa, que a su vez es la encargada de tramitar las investigaciones contra los magistrados de las altas cortes. Pareciera ser que el recato, la dignidad, la vergüenza, el pudor, los impedimentos, fueran términos de otra época como de otras generaciones.

Video institucional Gobernación de Caldas

Lo más visto

Subir