Opinion

“HASTA EL HOMBRE MÁS FUERTE NECESITA AMIGOS”

Por: José Oscar González Hernández. Se desempeñó como alcalde de Pensilvania, Diputado a la Asamblea de Caldas, Personero de Manizales.

Aún resuenan en el ambiente el ataque coordinado y bien llevado a cabo de los Cais en Bogotá y en varias ciudades del país. Porque no nos cabe duda de que dichos asaltos a las guarniciones policiales fue una acción premeditada y preparada desde muchos días anteriores a los sucesos. No se nos olvide que al terminar el año pasado veníamos de una ola de huelgas y marchas en contra del gobierno Duque y ya se estaba preparando la primera para el mes de marzo y llegó la pandemia y trastrocó los planes de los marchistas y de todos nosotros con el encierro obligatorio.

La muerte del señor Ordoñez a manos de dos agentes de un Cai en Bogotá produjo un terremoto social, pero estos hechos fueron la mecha pero el inconformismo y la lucha revolucionaria que está latente para aprovechar cualquier circunstancia y hacer presencia. Lástima grande que por los desordenes hayan muerto más de 11 personas y muchos fueron lesionados en las trifulcas.

Las causas de estos desordenes y que fueron muy bien aprovechadas por los líderes, así estén en la sombra, es la frustración de gran parte de los jóvenes de este país. Dicho inconformismo lo tiene nuestra generación más joven porque ni tienen trabajo, ni estudian y no lo hacen porque sean vagos, sino porque el sistema no les ofrece ninguna de estas dos opciones.

Ya gozo de haber disfrutado de muchas Nochebuenas pero nunca me había tocado presenciar un espectáculo más denigrante que ver a una alcaldesa y alcalde ponerse del lado de los violentos que están asesinando a indefensas personas y están atentando contra los bienes del Estado. No he sido un defensor de los miembros de la Policía Nacional; pero de los sucesos de la semana pasada hay muchas cosas que no se han dicho y creo yo merecen hacer una reflexión.

Quiero mirar a ese agente de la policía que al salir a cumplir su turno de vigilancia el Estado le entrega un arma de dotación, llámese revolver o carabina o lo que sea. Si nos preguntamos para que es ese artefacto que le entregan es para que proteja a los ciudadanos y él a su vez se proteja. Los encierran en un pequeño cuchitril de un área pequeña y allí confinan a 10 o 12 unidades. En ese escenario ven venir a una turba desbordada y bajo las arengas y gritos de la muchedumbre ven y presienten su fin. La razón es muy sencilla. no deben usar las armas porque deben darle garantías a la protesta social y tienen que ponerse a mirar, como va la res al matadero y esperar el sacrificio. Los de la marcha no van con cuentos; les tiran palos, piedras, garrotes, guijarros y los insultan con un vocabulario soez. Para rematar la faena alguien prende una papa explosiva y se las tira y el otro enciende un coctel molotov para impactar la edificación y de contera que les caiga a los agentes estoicos. No sé de qué madera están hechos los generales de la policía, cuando después de la marcha salen a decir que los agentes no podían disparar y que los van a investigar. Amigo si su vida está en peligro usted no se defendería? Mejor no respondamos para no tirarle más sal a la herida.

Le quiero dejar como colofón de este artículo a todas aquellas autoridades que defienden a los marchantes en la protesta social y miran de reojo a los pobres policías de este país el artículo 2º de nuestra Constitución en su inciso final nos dice” …” las autoridades de la república están instituidas para proteger a todas las personas residentes en Colombia en su vida, honra y bienes…”. Será que ellos si consideran personas a los policías.

Lo más visto


Subir