Opinion

SI LOS DESEOS FUERAN CABALLOS, DE SEGURO LOS MENDIGOS CABALGARÍAN”. Anónimo

Por: José Oscar González Hernández. Se desempeñó como alcalde de Pensilvania, Diputado a la Asamblea de Caldas, Personero de Manizales.

Oficialmente los dos partidos mayoritarios en los Estados Unidos ya escogieron a sus candidatos presidenciales y van a hacer dos meses de fuerte agitación electoral allí, porque cada organización política aspira a triunfar; los unos la reelección y los otros apoderarse de la presidencia.

Cada día que paso en la nación del norte el clima político se enrarece más y más. El partido republicano, GOP, “el gran partido viejo”, así nos dice su slogan tiene aspiraciones de ganar la reelección y su presidente Trump es una persona mañosa y unos dicen que frentero en el tema electoral y que dice verdades crudas que a una gran masa de sus adeptos les gusta escuchar y pregonan que las cosas hay que llamarlas por su nombre.

Haciendo un repaso de lo que se oye y se escribe en nuestro país, uno puede deducir con facilidad que el presidente Trump no logrará su cometido de gobernar el mundo por segunda vez; pero escuchando otras fuentes y mirando las cosas sin ningún sesgo y prevención, creo yo, que su reelección no pueda ser muy difícil.

Su gobierno el presidente lo ha basado en unas premisas filosóficas de su partido como “las regulaciones gubernamentales impiden el capitalismo de mercado libre y el crecimiento del empleo”. Además tiene un tufo de “autoritarismo” las decisiones del gobierno que a muchos de sus súbditos les encanta y los subyuga.

Hay que recordar que en 1980 Reagan ganó la presidencia y se inició una nueva etapa para el partido republicano. Por ejemplo redujeron los impuestos para buscar un crecimiento económico y que debió significar más empleo.

A estas alturas del partido el presidente Trump tiene varias cosas en contra. Una el terrible manejo de la pandemia ya que se inscribió en el club de los negacionistas como los presidentes de Méjico y de Brasil; claro que en la convención se comprometió con una propuesta electoral o electorera de manifestar que antes del 3 de Noviembre tendrían la vacuna para el COVID-19 y esto puede ser un detonante político si se cumple y por el otro lado está incentivando la violencia racial y el odio para justificar “la ley y el orden” que tanto les gusta.

Para nosotros los colombianos no es tan indiferente que gane el uno o el otro. Sabemos que nuestro presidente Duque y la política exterior colombiana está adherida a Trump y si este tiene un traspiés y pierde, creo que tendremos unos días muy duros sobre todo con el tema del candidato a dirigir el BID en remplazo de Luis Alberto Moreno y con el tema de drogas.

En el tema de candidatos a la presidencia de los Estados Unidos, hay que decir como decían nuestros antepasados: “Salimos de las llamas para caer a las brasas”. O mejor, “que entre el diablo y escoja”.

El tres de noviembre esperamos que suceda lo que más le convenga al planeta.

Lo más visto

Subir