Opinion

Un Nuevo Código Electoral

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Ante la Comisión de Vigilancia al Organismo Electoral del Senado, El Presidente del Consejo Nacional Electoral y el Registrador Nacional presentaron el Proyecto de Ley Estatutaria que reforma el Código Electoral en el país.

Una norma que por más de 30 años ha regido las elecciones en Colombia y que en buena hora hoy requiere enormes modificaciones, no solo para adecuarlas a las nuevas realidades que se viven en el país, sino para también dar claridad frente a diversas inquietudes que surgen elección tras elección, contribuyendo con esto a la estabilidad jurídica del proceso electoral nacional.

El nuevo código presentado consta de 251 artículos que deberán ser discutidos en las comisiones Primeras del Congreso, y que de seguro sufrirán modificaciones, así como la adición de un número de nuevos artículos producto del debate.

Contempla el proyecto el fortalecimiento de la Registraduria Nacional, pero en particular del Consejo Nacional Electoral, creando por ejemplo los Consejos Seccionales Electorales, que no serán cosa diferente a elongaciones del CNE en las regiones, a través de 2 miembros con las mismas calidades de un Magistrado de Tribunal Administrativo, los cuales y en tiempo real podrán ejercer como autoridad electoral los cuales serán designados desde Bogotá.

De igual manera, contempla la iniciativa estatutaria la inclusión del voto anticipado en las elecciones dentro del territorio nacional, pero también allana el camino para aplicar el Voto Electrónico.

En temas tan sensibles como el de la revocatoria de mandato, incluye el proyecto lo ordenado por la Corte Constitucional en Sentencia SU-077 de 2018, referente a las audiencias previas a la autorización del ejercicio revocatorio, para con ello tratar de justificar o no la convocatoria a nuevas elecciones.

Junto con lo anterior, y entre muchos otros temas, se amplía la cuota de género en las listas a corporaciones públicas, pasando del actual 30% a un 40%. Sobre este particular y en lo personal tengo bastantes reparos dados los reales acontecimientos y vicisitudes, por las que una organización política debe pasar para cumplir con el vigente 30%.

Sin tocar temas del ejercicio político como tal, como la doble militancia que de seguro algún genio en el congreso tratara de proponer adicionar en el articulado, el proyecto en su generalidad se refiere a temas absolutamente técnicos, los cuales salvaguardan los derechos de las minorías y la oposición.

De seguro en las próximas elecciones al Congreso veremos entonces como el país estrena un nuevo Código Electoral, que impondrá una nueva coyuntura para los futuros candidatos.

Twitter: @AlejandroLSFD

Lo más visto

Subir