CALDAS

EN CALDAS SE HAN REGISTRADO 317 CASOS DE VIOLENCIA SEXUAL EN LO QUE VA DEL AÑO

LA TERRITORIAL DE SALUD ADVIERTE A LA COMUNIDAD SOBRE ALGUNOS FACTORES PARA IDENTIFICAR ESTE DELITO EN ÉPOCA DE CONFINAMIENTO

La violencia sexual es un flagelo que se ha incrementado en nuestro país. En Caldas en lo que va de este año, de acuerdo con el SIVIGILA, se han registrado 317 casos de violencia sexual, donde predomina el abuso sexual en 233 casos.

El mayor número de víctimas son mujeres, niñas y adolescentes y los principales agresores suelen ser la pareja, la expareja, familiares y conocidos. Según la Organización Mundial de la Salud (2005), el porcentaje de mujeres que fueron víctimas de violencia sexual de la pareja oscila entre el 6% y 59% y hasta el 12% de las mujeres encuestadas fueron víctimas de violencia sexual después de los 15 años por parte de familiares o conocidos (3), sin desconocer que también es ejercida sobre personas pertenecientes a la población LGBTI, hombres y ancianos.

De acuerdo con la profesional de la línea de Violencia de la DTSC, Adriana María Henao, “la violencia sexual es una clara violación a los derechos humanos. Hablar de abuso sexual en nuestro país nos hace pensar inmediatamente en esas víctimas que día a día son marcadas por este terrible flagelo y que deja unas huellas imborrables sobre todo en el ámbito psicológico”.

“La violencia sexual es un fenómeno muy común en nuestra sociedad, que genera daños en la autoestima del individuo, genera sentimientos de tristeza, de culpa e indefensión y obviamente deja unas secuelas difíciles de superar físicas, psicológicas. El proceso de recuperación es a un mediano y largo plazo, y en muchas ocasiones genera depresión, ansiedad, intentos de suicidio y síndrome de estrés postraumático”, añadió la profesional de la entidad.

Niños y niñas con mayor riesgo frente a violencia y abuso sexual:

– Niños institucionalizados.

– Niños con discapacidad física o psíquica.

– Niños hijos de mujeres jóvenes.

– Niños en situación de pobreza.

– Niños que viven en familias disfuncionales.

– Niños que viven en familias donde ha habido experiencias previas de abuso y maltrato.

El niño como fuente de información: indicadores físicos:

– Dificultad para andar caminar o sentarse.

– Ropa interior rasgada, manchada o ensangrentada.

– Lesiones genitales o anales recientes, externas o internas, en ausencia de una explicación accidental adecuada.

– Irritación o Hemorragia genital o rectal.

– Infecciones en zonas genitales y urinarias.

– Enfermedades de transmisión sexual.

– Presencia de semen en piel, boca, genitales, ano o ropa.

– Hematomas por succión en cuello y/o mamas.

– Embarazo, especialmente al inicio de la adolescencia y no dice quién es el padre.

Indicadores comportamentales:

– Cambios bruscos en el rendimiento escolar.

– Problemas con figuras de autoridad.

– Excesiva sumisión frente al adulto.

– Muestra temor y ansiedad ante el hecho de cambiarse de ropa delante de otras personas.

– Conductas sexuales impropias de la edad: masturbación compulsiva, conductas sexualmente seductoras, exhibe un comportamiento de seducción o «erótico» con adultos («comportamiento pseudomaduro»),

– Agresiones sexuales a otros niños más pequeños o iguales, conocimientos sexuales impropios de su edad, afirmaciones sexuales claras e inapropiadas,

– Expone evidencias sexuales en sus dibujos o fantasías.

Lo más visto


Subir