Opinion

“EL RUISEÑOR SE NIEGA A ANIDAR EN LA JAULA, PARA QUE LA ESCLAVITUD NO SEA EL DESTINO DE SU CRÍA”. Khalil Gibran

Por: José Oscar González Hernández. Se desempeñó como Alcalde de Pensilvania, Diputado a la Asamblea de Caldas, Personero de Manizales.

Hoy me encuentro en mi casa cumpliendo la disposición del señor Alcalde en la que ordena a los mayores de 60 años reclusión, no tan voluntaria, pero creemos que esto es lo mejor para todos los ciudadanos, especialmente los de mi entorno.

Escuché muy atentamente la alocución del señor Presidente Duque. Por la forma de hablarnos, por su decisión y convicción en lo que dice lo nota uno jugado. No transmite temor; pero esa sensación que se le ve, lástima que los hechos nos estén demostrando que nuestro Presidente es timorato para tomar decisiones. En los momentos de crisis es donde se demuestra la calidad de persona y de líder que se tiene en esos momentos. Hoy estamos frente a un gobernante que dilata y pospone las decisiones urgentes, pero no da el paso adelante como lo exigen las circunstancias.

De las experiencias y de los errores de países que manejaron supremamente mal la crisis del coronavirus como Italia y España debemos aprender. Sabíamos que dicho virus tarde o temprano llegaría hasta nosotros y viendo los errores de los países europeos debimos enfrentar el problema con decisión y tomar las medidas que fueran necesarias, así fueran impopulares y afectaran a quien fuera, pero lo importante era salvar vidas, no plata.

En Palacio de Nariño con el presidente a la cabeza todavía tienen resquemores partidistas. Si uno compara las medidas de choque tomadas por los alcaldes del país, especialmente por la alcaldesa de Bogotá, siente uno envidia y da lástima que el presidente Duque piense y dilate las soluciones y las entregue a cuentagotas cuando se ha perdido un tiempo precioso. A esto hay que agregarle que se nota en el país que los alcaldes del partido Verde han sobresalido en esta crisis por la forma de encararla. Fuera de la alcaldesa de Bogotá, tenemos que reseñar al alcalde de Cali y al de Manizales que parece que con sus medidas en sus feudos van adelante del presidente Duque y esto lo ha incomodado mucho. Para confirmar la animadversión en palacio sobre lo anterior, la presidencia expidió el Decreto 418 en donde lo único rescatable de allí ordena que las disposiciones de orden público como el toque de queda en las regiones los debe autorizar la presidencia de la república. Allí si peló el cobre el presidente. Parece una jugadita como la del carnal Macías. Será que Dios los cría y ellos se juntan?

Otra muestra que el presidente no cambia en su terquedad se debió a una crítica de la Alcaldesa de Bogotá cuando dijo que, si el control del virus en El Dorado nos había quedado grande, mucho menos cuidaríamos más de 2.000 kilómetros de frontera con Venezuela. El llamado es porque la crisis más brava viene en camino. Los contagiados con la COVID-19 llegaron del exterior, cerremos fronteras, recordemos que tenemos un número reducidas de camas en las UCI de los hospitales y si superamos ese número colapsará el sistema de salud.

Ante esta desazón de las cosas circuló un trino en las redes en donde pinta al pueblo con su humor y sus dichos: “Sólo se cancelan eventos masivos para gente pudiente. Para los pobres seguirá transmilenio, las plazas de mercado y las filas en las EPS”.

Además, señor Presidente escuche a la gente, pero especialmente a sus críticos que ellos le hacen ver a usted la cara del problema que no le cuentan sus asesores de palacio. En ese sentido lo dijeron los partidos de oposición en su réplica: “No pierda tiempo, escúchenos para tomar las mejores decisiones”.  Ese debe ser el camino porque al virus no hay forma de eludirlo y no sabemos cuánto tiempo nos va a tener en ascuas.

“Los líderes son como los cisnes, se peinan en la tempestad”. Así terminó un columnista de la capital del país.

Lo más visto


Subir