Opinion

REALIDADES

EDITORIAL

El covid-19 conocido como coronavirus ya es una realidad entre los colombianos y ya llegó a Manizales. Debido a las disposiciones del gobierno nacional y local en materia de prevención, días muy complicados se aproximan para los caldenses especialmente para algunos sectores de nuestra economía.

Poco a poco el pánico se está apoderando de una gran parte de nuestra población, especialmente en Manizales donde importantes eventos han sido clausurados, sus parques de diversión cerrados, suspendido el fútbol profesional y la ciclovía.

El sector hotelero está en crisis porque cantidad de reservas, como las de la feria equina, la exposición de orquídeas, la válida de enduro y semana santa, han sido canceladas y estudian el cierre de establecimientos nocturnos.

La semana santa, el puente festivo más largo del año, significa gran ayuda económica para el comercio de nuestros municipios por la gran afluencia de visitantes, se verá seriamente afectada porque muchos no viajarán por temor al contagio. Se afectarán hoteles, restaurantes, transporte, cafeterías, centros de diversión y descanso.

En síntesis, de una u de otra forma todos los sectores de nuestra economía se verán golpeados exceptuando los almacenes de grandes superficies y las droguerías que han incrementado sus ventas ante la compra desmedida de productos por muchos consumidores temerosos de una eventual escasez.

La crisis es inminente. Con urgencia se necesita en forma inmediata un parte de tranquilidad de las autoridades que logre concientizar a la comunidad en el sentido que, si bien la situación es delicada, tampoco representa el inevitable contagio, con la consiguiente muerte de la mayoría de la población.

Hoy China, donde en Wuhan se originó el virus, celebra el fin del pico de epidemia de coronavirus. Más de 50 afectados lograron superar la enfermedad y ahora, en este país con casi 1.400 millones de habitantes, solo se presentaron 11 fallecimientos y 15 pacientes nuevos. Los infectados hasta la fecha habían llegado a 80.813, lo que demuestra que es controlable.

Ya es tiempo de cambiar el mensaje fatalista por uno optimista que genere confianza y acabe la incertidumbre. Así como la China logró salir, también los colombianos lo lograremos.

Las autoridades no pueden permitir que se derrumbe la economía porque como siempre, los afectados y perjudicados serán los pequeños empresarios y las personas más humildes porque los grandes cacaos económicos y propietarios de almacenes de grandes superficies están haciendo su agosto y son los ganadores en la crisis.

Manizales, marzo 15 de 2020.

Lo más visto



Subir