Opinion

¡Duque no sirve, pero nos sirve!

Por: Mario Arias Gómez

Sin necesidad de consultar la bola de cristal, esto debió pensar el otrora pretencioso león rugiente, orlado con aureola de prestigio -casi mitológica- al momento de traicionar -impertérrito- a Oscar Iván Zuluaga, hombre de bien, de excelsas cualidades, incondicional socio, encumbrado por 6’905.001 de electores en 2014; tangible realidad desconocida por el imperial ‘César’ criollo, quien para relevarlo de la candidatura que por derecho propio le correspondía, adujo una investigación en ciernes, cuando a él lo acosaban -acosan- por centenares, candidatura obsequiada a un inédito ‘benjamín’, recién llegado al partido que con titánico esfuerzo había posicionado nuestro ilustre paisano, como cofundador y director.

Desbancada ‘primogenitura’ entregada a un insubstancial, inepto burócrata -sin talento, ni encanto-, que, sumada a la ingratitud, resaltada por el dirigente, James Maya, fueron causa principal de la estruendosa derrota -sin atenuantes- en el inexpugnable ‘Viejo Caldas’, que conlleva el eclipse político (axiomático) del endiosado ‘emperador’.

Descalabro del gatito peleón -que no asusta-, relegado en el hemiciclo del Congreso, máxime ahora que, en su vergonzosa condición de imputado, está pendiente que la CSJ le defina la situación jurídica, con base al cúmulo de fundados indicios. INRI que recuerda: Gloria labilist est (“La gloria es efímera”). Demolición debida -repito- al desintonizado, inexperto amanuense, que no pega una, dígalo Bogotá, Medellín, Cali, Pereira, Bucaramanga, Cúcuta, Cartagena, Manizales; antiguos fortines, incluidos: Antioquia, Valle, Caldas, Santander, Meta, Quindío; la ¡icónica Pensilvania!, patria chica del carismático Oscar Iván.

Fracaso -rotundo- que los agazapados -amo y vasallo-, pretenden pasar por alto, haciéndose los desentendidos, junto a las encuestadoras, dedicadas -por la paga- no a prever el futuro, sino a fabricarlo: desinformando, desorientando, falseando la verdad. Empresas que nunca rastrearon el traslado hacia los ‘Verdes’ e ‘Independientes’, de una franja importante de opinión, ausentes por décadas de un significativo apoyo popular, que esta vez les entregó una votación, impensada, nunca alcanzada, la cual tendrá papel protagónico, en el devenir inmediato, alejado de la trillada, escabrosa politiquería.

Desastre, consecuencia de la incapacidad, mediocridad, pequeñez del fatídico Presidente, cuya sombría gestión desaprueba, The Economist, entidad que en momentos en que corren en el mundo tiempos extremadamente difíciles, augura un panorama oscuro, incierto que requiere de un timonel intrépido, inteligente, aguerrido, fogueado visionario, valeroso -escasísimo como nunca antes en la historia- desmarcado de estéril tutelaje, como el ejercido sobre Duque, origen del catedralicio revés político sufrido por el ensimismado: furibismo, caciques, roscas, cuyas manos alimentan atadas clientelas, las mismas que los esquilman, matan de hambre, cuando no, con ‘falsos positivos’, delitos de  lesa humanidad.  

Áulicos del improvisado Presidente, distante de los graves problemas del país, la gente del común; volatinero que no da pies con bola, no sabe en dónde está parado, anda de tumbo en tumbo, sin saber lo que hace o tiene qué hacer, ni para dónde lleva al país. Imagen convertida en lastre del CD, que contrasta con los promotores del cambio con equidad, libertad, inclusión, derecho a la diversidad, defensa ambiental, crecimiento sustentable, lucha contra la corrupción, sus ejes de campaña.

Más vale lápiz pequeño que memoria grande’, puesto en práctica en nuestra amada ¡Manizales!, por el triunfante, joven alcalde, sobrino del exyepista, Gonzaga Marín, protagonista de la debacle que apuró el ‘desinteresado’ apoyo del intocable urbanista, que califica de exagerada la afectación denunciada de la emblemática, sensible reserva del ‘Río Blanco’, amparada -a troche y moche-, por el pulcro, incontaminado ‘outsider’, que megáfono en mano, ‘callejeando’, superó luego de desnudar al contradictor, conocido de autos -ganadero (al partir) en cuerpo ajeno-.

Fue tema central de la campaña, la corrupción que captó nuestra Manizales de ensueño, al ventilarse varios casos: la “Caja de Vivienda Popular”, a la que la ciega justicia “no pudo acopiar elementos que verificaran las transacciones sobre las cuentas bancarias para fijar ‘responsabilidad’, olvidando que el efectivo no deja rastro, ejemplificado con los quinientos ‘palos’ del aval para la Cámara; o los feriados “cupos indicativos que ‘tomaron las de Villadiego’” (Costa, Territorios Nacionales), menos a Caldas; los esfumados $ 44 mil millones del IPSE, que enredaron al sobrinísimo, Carlos Neira Estrada, ‘acosado laboralmente’ por el exministro, Amylkar Acosta; igualmente investigado su paso por la ILC, por la Contraloría departamental.

Quemazón que se extendió al candoroso que ofreció nombrar para el ‘Banco del departamento’, a un cualificado profesional seleccionado por una firma ‘Cazatalentos’, cuando por debajo de la mesa se había acordado el remplazo, ‘conejo’ que lo aquietó. Inagotable temario pendiente de ampliar.

06/11/2019

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

Lo más visto


Subir