Opinion

“NUNCA HABRA UN BORRADOR PARA CORREGIR EL PASADO, PERO SIEMPRE HABRÁ UN LÁPIZ PARA ESCRIBIR EL FUTURO”.

Por: José Oscar González Hernández. Se desempeñó como Alcalde de Pensilvania, Diputado a la Asamblea de Caldas, Personero de Manizales.

05 septiembre 2019

Para nosotros los que estamos convencidos del proceso de paz, la notificación que nos envió Iván Márquez y todo su grupo fue un golpe duro a la paz. Que insensatez de este individuo que más de cinco años de conversaciones desarrolladas en La Habana y varios gobiernos de la implementación de dicho proceso por parte del ejecutivo colombiano hayan decidido patearlo y tirarlo a la basura.

La gran mayoría de nosotros sabíamos que los acuerdos en La Habana sólo eran el principio de un extenuante proceso para poder adquirir el estado de paz de todos los colombianos. En estos momentos de dificultades debemos hacer un alto en el camino y evaluar si el aire de reconciliación, la calma y la tranquilidad que se respiraba valen la pena defenderla o nos cruzamos de brazos y dejemos que los hechos y las circunstancias pasen.

Hay muchos frentes que podemos evaluar, como, por ejemplo, el sector del turismo. Las cifras nos dicen que cada día los visitantes en son de turismo crecen en número y si recordamos épocas de inicio del siglo tendremos que decir que ha habido un incremento considerable por muchos factores, pero el más importante se debe a que la seguridad y la tranquilidad en casi toda la república invitaba a visitar este portento de país llamado Colombia.

Lentamente, ya lo habíamos dicho en estas columnas, que la tranquilidad se deterioraba cada día con asesinatos de líderes sociales, escaramuzas contra la fuerza pública y lentamente el ambiente se había enrarecido.

El día miércoles amanecimos con el orden público alterado en el Bajo Cauca Antioqueño. Asesinato de soldados, intranquilidad en la sociedad civil y al medio día nos reportan dos casos de secuestro. Con tristeza compara uno el panorama de hace unos tiempos, antes del proceso de paz, y ahora, y se concluye que estamos repitiendo la historia.

El gobierno nacional reaccionó pidiendo órdenes de captura para esas personas que se retiraron del proceso, pero se siente en el ambiente que el ejecutivo estaba esperando con ansias que dicho hecho se presentara y ahí lo tienen.

Con la actitud del gobierno hay que resaltar la de un gran número de excombatientes que han manifestado de viva voz que continúan en el proceso, que tienen dificultades para el cumplimiento de los acuerdos por parte del gobierno, pero que tienen fe en el acordado en La Habana y que están firmes.

A la sociedad civil le queda rodear el proceso sin dobleces y esperar que esta oportunidad que tiene el gobierno de convencerse que tiene que respetar ese acuerdo y que lo eche para adelante. Por favor no le busquemos más patas al gato de las que tiene. En el Ejecutivo ya se han reunido varias veces con el presidente del partido que nació en base a los acuerdos y les ha demostrado que él y su organización están convencidos del proceso de paz y que cumplirán lo que firmaron y aprobaron. La prudencia que hace verdaderos sabios, ojalá nos acompañe a todos nosotros.

Lo más visto

Subir