Tinto Político

LOS LÍMITES DEL DESPECHO

Por: Jorge Hernán Mesa Botero – Candidato a la Alcaldía de Manizales.

25 agosto 2019

Mucho se me ha indagado sobre mi postura frente al futuro que debe acompañar el deber misional del instituto de cultura y turismo (ICTM). Y mi respuesta ha sido metafórica: “convencido estoy que la plaza de Bolívar no sólo se llena con artistas de música popular”.

En síntesis, lo que planteo es que el ICTM debe de una vez por todas acometer una reforma estratégica que le permita por un lado escindir el manejo logístico y de mercadeo de la feria de Manizales y por otro dedicarse de lleno a dos de sus grandes arterias: el apoyo e impulso a la diversidad cultural de la ciudad y el turismo.

La feria no cabe duda es el principal certamen de nuestra capital y que atrae cada año a centenares de turistas en medio de diversas actividades deportivas, artísticas y de entretenimiento. Pero para su producción y su efectiva comercialización el Instituto demanda de la mayor parte de su capacidad operativa, logística y profesional lo cual genera que el resto de actividades que debe cumplir se vean limitadas en su real impacto.

Proponemos explorar modelos exitosos como el del carnaval en Barranquilla o la feria de flores en Medellín en donde bajo criterios administrativos eficientes se generó un instrumento de operación tal, que los recursos públicos destinados a estas festividades se optimicen, se logre una comercialización de alto nivel y se obtenga una programación artística atractiva para el deleite de propios y visitantes; ganando incluso mayor visibilidad nacional y por consiguiente rentabilidad comercial para apalancar procesos propios de ciudad el resto del año.

Bajo este esquema el ICTM retomará la senda de protagonismo para decenas de iniciativas culturales que en Manizales hoy reclaman y con justa razón más peso en la distribución de presupuesto en cada vigencia.

Manizales es rock, es teatro, es jazz, es artes plásticas, es expresión musical sinfónica, es proceso coral, es rap, es escenario cinematográfico, es semillero de eventos geek, es tierra de economía naranja; y allí en cada nicho específico podremos articular procesos de emprendimiento con asesoría financiera y canales de capital semilla lo cual indefectiblemente redundará en 2 elementos vitales para una sociedad: uso adecuado del tiempo libre y generación de oportunidades laborales tangibles.

Y ni que decir del segmento turístico.

Si el ICTM trasciende los “límites de la cultura del despecho” podrá centrar su atención en la construcción de una fuerte marca ciudad, el impulso a la ruta gastronómica consolidando temáticas, eventos, capacitación en servicio al cliente, liderando frente a la administración central procesos de mejora en elementos mobiliarios alrededor de las rutas (sistemas inteligentes de parqueo en zona Milán por ejemplo) y una muy fuerte estrategia de visibilización e información de las actividades del sector.

Debe ser el instituto municipal el líder de los planes de expansión latinoamericanos para consolidar el avistamiento de aves en Manizales como factor alterno que propicie nuevas plazas laborales, por fin despegar en acciones de corto plazo que nos permitan aprovechar la declaratoria de paisaje cultural cafetero (PCC) y en la cual Manizales es la única ciudad capital incluida y ser el aliado estratégico para que conjuntamente con la secretaría del deporte se consolide la ciudad como epicentro mundial de grandes eventos deportivos.

¿Y alcanzarán los recursos?

La respuesta es sí. Optimizando acciones, siendo eficientes en los procesos, pero ante todo cambiando la visión de “una colaboración para la cultura” por “inversión para generar un círculo productivo eficaz”, podemos lograr una nueva dinámica.

Equidad y medición de resultados. Decenas de buenos eventos que se realizan en Manizales y dinamizan la economía local, la economía de barrios; deben apoyarse como plena demostración de una ciudad con vida, creativa y que hará de la economía creativa un factor de generación de riqueza a partir de la propiedad intelectual como materia prima.

Finalmente crearemos el primer gran observatorio del turismo en Manizales instrumento con el cual podremos medir con exactitud perfiles, tendencias, niveles de gasto y gustos de quienes llegan a Manizales atraídos por nuestras bondades como ciudad.

Tener la información precisa nos llevará a tomar las decisiones puntuales que en 4 años demostrarán que el giro adecuado requería una visión amplia de lo que representa la cultura.

Lo más visto

Subir