Tinto Político

MAQUIAVELISMO A LA ENE POTENCIA

Por: El Tábano.

Fue tanta la suciedad e inmundicia de la ropa, que fue imposible lavarla en casa. Así fue la garrotera interna de los últimos días del aristocrático Partido Centro Democrático en Caldas, cuando salió a la luz pública los atropellos contra los aspirantes a la Asamblea Departamental y al Concejo de Manizales.

En su loco afán por asegurar unos votos para la gobernación de su hijo favorito, le encopetada doña Adriana resolvió en forma inconsulta y unilateral, sacrificar en cada lista a dos de sus integrantes para incluir a igual número de aspirantes del movimiento político religioso MIRA.

No le importó a doña Adriana que catorce aspirantes a la Asamblea y 19 al concejo de Manizales, vinieran desde tiempo atrás haciendo su trabajo juicioso, para colocarle por delante duros contrincantes de otro partido quienes seguramente se quedarán con curules que deberían ser para candidatos del Centro Democrático.

Y la cosa es muy sencilla. Para Asamblea la cifra repartidora se presume que esté alrededor de los 20 mil votos. El MIRA con sus 15 mil no alcanza a una curul, sin embargo, yendo en la lista del Centro Democrático, su candidato con esa votación ocuparía el primer lugar y por ende tendría asegurado un escaño, dejándole al uribismo solo una porque la tercera correrá mucho riesgo.

Lo del Concejo de Manizales es más grave. Se presume que el Centro Democrático sacará aproximadamente 16 mil votos y la cifra repartidora estaría en 7 mil lo que les alcanzaría para dos curules. Si el Mira le coloca a cada uno de sus dos candidatos cinco mil votos, se quedaría con ambas porque ningún candidato del uribismo estaría por encima de los 3.500 votos.

Hasta aquí la indolencia de doña Adriana con sus copartidarios. Ahora hablemos del MIRA que significa Movimiento Independiente de Renovación Absoluta y que no es independiente ni de renovación siquiera parcial.

De negociantes de la política, el MIRA pasó ahora a chantajistas y así lo acaban de demostrar en Caldas al condicionar su apoyo a la candidatura de Camilo Gaviria Gutiérrez, el hijo de doña Adriana, a que dos de sus integrantes fueran incluidos en las listas del Centro Democrático para la Asamblea y Concejo de Manizales. De qué otra forma se explica esto ?.

Crearon la fama de disciplinados y con ello negocian apoyos electorales. No tienen ideología y le apuestan al que creen que va a ganar. Así lo hicieron en las elecciones de octubre de 2015 cuando apoyaron para la alcaldía de Manizales al liberal Octavio Cardona y a la Gobernación a Guido Echeverri del Partido de La U. En ambas administraciones tienen cuotas burocráticas y solo obtuvieron un concejal en Manizales porque no eligieron diputado, o sea, hicieron negocio redondo. Maquiavélicos estos señores.

El apoyo a la gobernación no lo habían definido porque estaban esperando el mejor postor y eso es claro cuando estuvieron, según se dice, a punto de llegar a un acuerdo con el Partido de La U para apoyar a Luis Carlos Velásquez.

No se sabe qué produce mayor repulsión, si la ingratitud de las directivas del Centro Democrático para con sus aspirantes, o el espíritu mercantil del MIRA.

Bogotá, 24 de julio del 2019.

Lo más visto


Subir