Opinion

CASTIGO SEVERO

EDITORIAL

Mientras el país centraba toda su atención en la copa américa de fútbol, y a pocas horas de terminarse la primera legislatura de este período, en el Congreso de la República se hundían varios proyectos de Ley anticorrupción.

Iniciativas como los beneficios penales de prisión domiciliaria para servidores públicos corruptos, la rendición de cuentas para los parlamentarios y el proyecto que pretendía limitar a tres periodos los cargos de elección popular, fueron hundidos.

Estos proyectos hacían parte del paquete de siete presentados al Congreso y contemplados en la Consulta Anticorrupción que obtuvo 11,7 millones de votos.

Ya varias iniciativas de esta clase se habían hundido en el en legislaturas pasadas y todo indica que lo mismo pasará en este Congreso. Aunque fueron presentados por el Ejecutivo, no ha existido un compromiso claro en sacarlos adelante. Por ejemplo, a Ernesto Macías, Presidente del Senado y del Partido Centro Democrático; y a Alejandro Chacón, Presidente de la Cámara de Representantes, liberal elegido por la coalición de gobierno; se les responsabiliza de lo sucedido.

Aquí caben varias reflexiones. Si el Gobierno del Presidente Iván Duque está comprometido con estas iniciativas anticorrupción, por qué no se emplea a fondo en el Congreso para lograr su aprobación ?.

Por otro lado, es vergonzosa la posición asumida por los Senadores y Representantes a la Cámara que se prestaron para hundir estos proyectos. Están legislando en contravía al querer del pueblo. Fueron 11,7 millones de colombianos, de todas las tendencias políticas, quienes aprobaron la Consulta Anticorrupción. Lo hecho por el Congreso es una vil burla a todos ellos.

Los Parlamentarios tienen inviolabilidad del voto lo que significa que un congresista no puede ser perseguido en razón a las opiniones expresadas durante el curso de su actividad parlamentaria ni por los votos que emita en el ejercicio de su cargo. Sin embargo, ello no significa que el pueblo que los eligió, no pueda castigarlos no volviéndolos a elegir por legislar en contra del sentir de su mismo electorado.

Una vez más ha quedado demostrado que los congresistas son incapaces de autorregularse por lo que el balón está en el campo de los electores quienes deben negarle el voto en las próximas elecciones a estos parlamentarios que se niegan a implementar medias anticorrupción.

Un castigo severo y la mejor forma de combatir la corrupción es no reeligiendo a estos congresistas ni a sus pupilos.

Pensilvania, junio 30 de 2019.

Lo más visto


Subir