CALDAS

DISMINUYE FEMINICIDIO EN CALDAS

Casos de feminicidio en Caldas disminuyeron de ocho en el 2017 a cinco en el 2018, y este año se ha reportado un hecho de este tipo. La Gobernación educa a la comunidad para prevención y atención.

11 marzo 2019

Una disminución en los casos de feminicidio reportó Caldas entre el 2017, cuando ocurrieron ocho de estos hechos, y el 2018, año en el que se registraron cinco casos. Este año ha ocurrido una situación.

A pesar de esto continúan las labores desde la Gobernación de Caldas para promover el respeto a la mujer. Esto se hace con diferentes campañas de la Secretaría de Gobierno, liderada por su secretario Carlos Alberto Piedrahita. Así se busca que estas cifras sean cada vez menores.

El feminicidio se enmarca “en un crimen de odio, consistente en el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer”. Por esto, el secretario explicó que desde el Departamento se educa a la comunidad sobre las señales de alarma.

“En el 2016, cuando encontramos datos altos de feminicidios en nuestro departamento, nos pusimos en la tarea conjuntamente con todos los medios de comunicación y con personas especializadas en estos asuntos para educar la comunidad, especialmente orientar a las mujeres para que ellas conozcan a fondo la ruta de atención. Con esto hemos logrado espacios importantes de formación, educación y comunicación, lo que nos ha dado como resultado que las mujeres entiendan que lo esencial para evitar el feminicidio es la denuncia”, agregó Piedrahita.

La denuncia está entre los pasos más importantes para evitar crímenes contra las mujeres. El género femenino debe saber los beneficios que trae tomar valor y denunciar al agresor que atenta con su vida. Estos son: poner fin al abuso y a la humillación, adquirir confianza y respeto, recuperar el control de la propia vida, rescatar a los hijos de un entorno de violencia, relacionarse con otras personas, evitar la impunidad del agresor, y tener una protección policial y judicial.

Como lo indica el secretario de Gobierno de Caldas, los casos de violencia más graves tienen lugar cuando la pareja está separada o en trámites de separación, cuando el agresor no acepta la separación impuesta por la víctima y cuando hay conductas de acoso durante las últimas semanas.

Según el psicólogo forense y perfilador criminal de la Universidad Manuela Beltrán Belisario Valbuena, las relaciones sentimentales que terminan en tragedia pasan siempre por tres fases. “Inicialmente hay una etapa de acumulación de la tensión. Los autores, que son obsesivos y compulsivos, identifican rasgos de su pareja que no les gustan y empiezan a criticarla. Por ejemplo, les cuestionan su falta de orden, sus horarios o las celan”, indica el psicólogo forense.

Luego viene la fase de la “revelación”, en la que el agresor empieza a manifestar su descontento mediante conductas violentas de manera física y psicológica.

“Posteriormente llega la tercera etapa, denominada la falsa luna de miel”, explicó. Aprovechando que son buenos mentirosos, estas personas buscan a las parejas que han agredido y las convencen para que se dé una reconciliación. Hay un falso arrepentimiento y empiezan los regalos. El perfilador criminal dice que el ciclo vuelve a repetirse hasta que, en la etapa de la “revelación”, se comete el crimen.

En Caldas la disminución de los feminicidios va ligado a la confianza y seguridad que las personas tienen por las instituciones como Fiscalía, la Policía, el CTI, y administraciones municipales y departamentales. Esto ha permitido que exista gran difusión de la ruta, atención y denuncia.

Lo más visto


Subir