Opinion

NOTAS DE OMAR YEPES

Por: Omar Yepes Álzate – Ex senador de la república.

19 febrero 2019

CABLE A LOS YARUMOS.- Se habla de su rehabilitación. Creemos que estuvo mal planeado; ha debido montarse su estación sobre la Avenida Santander. Doscientos metros abajo son una incomodidad para tomarlo. Si estuviera sobre la Avenida los ciudadanos lo tomarían como simple paseo o distracción; ni siquiera para disfrute en los Yarumos, que pudiera ser, si se le encuentran atractivos adicionales a ese sitio.
Valdría la pena, si se encuentran soluciones legales, estudiar la posibilidad de utilizarlo para otro lugar de la ciudad de acuerdo a requerimientos de transporte.

LUIS FERNANDO COCA – Tristísima noticia. Tristísima. Ha muerto Luis Fernando Coca. Amigo de muchos años. En política y personal. Era casi un miembro de nuestra familia. Nos acompañó siempre con insuperable lealtad. Nunca tuvo desfallecimientos doctrinarios y jamás de solidaridad humana. En los mejores momentos del partido disfrutaba jubilosamente y en las dificultades se mantenía enhiesto y confiado en que en la firmeza estaba el porvenir. Era un hombre limpio, generoso, lo que se llama un buenazo, un gentilhombre. Nos hará mucha falta Luis Fernando. Al Partido y a sus amigos. No lo olvidaremos. Su nombre lo pronunciaremos con amor y con adolorida nostalgia. Descanse en paz el gran amigo, el amigo entrañable e inolvidable. Estamos derramando lágrimas por su partida.

GRATA LLAMADA.- Recibí una llamada muy grata de un amigo-Rodrigo Álzate, Solferino-en la mañana de hoy para ponerse a disposición del Partido Conservador en la próxima contienda electoral. Me dijo: “doctor Omar, estoy listo a contribuirle al partido con mi trabajo político, a él le debo mi jubilación”.

Es reconfortante escuchar estos mensajes, así sea de unos pocos, en tiempos en que las lealtades políticas escasean. En tiempos en que la mayoría de los beneficiarios de los partidos toman rumbos inesperados, abandonando las enseñas que los protegieron y les aseguraron sus años finales. ¡Buena ésa, Rodrigo!

CONFRONTACIÓN NUCLEAR.– La belicosidad, afán de poder, toma de riquezas naturales, incomprensiones, o simplemente locura, puede llevar a cualquier líder de una de las potencias a desatar una confrontación nuclear de incalculables resultados e imposibles predicciones. Aparte de los Estados Unidos, Rusia, y algunas naciones vinculadas a la OTAN, China, Irán, India, Pakistán, Corea del Norte, y no sabemos cuáles otras, producen o tienen armas nucleares. Rusia perfecciona o ya produce un misil, el SSC-8 que al decir de Sergio Muñoz (El Tiempo, febrero 12 de 2019), permitiría un ataque desde Rusia a Berlín, Praga o Viena. No obstante, el Tratado nuclear firmado entre Estados Unidos y Rusia en 1987, todo indica que los soviéticos, como se les sigue llamando, presididos por Putin, siguen produciendo artefactos nucleares de alcance largo o medio, violando lo dispuesto. Putin lo niega y acusa a su vez a los EE.UU de alentar el armamentismo.

No es nada alentador el panorama. Solo pensar en una confrontación atómica produce pánico. La devastación sería pavorosa. Los muertos, por millones. Las riquezas diezmadas. Las ciudades destruidas. Solo pensar que joyas arquitectónicas y plagadas de cultura como París, San Petersburgo, Praga, Moscú, Roma, Florencia, Estambul, Brujas, Viena, Budapest y tantas otras, pudieran sufrir destrucción parcial o total, y que portentos de la modernidad como Nueva York y varias norteamericanas, al igual que varias europeas, para no inmiscuirnos en otros continentes, provocan aflicción, angustia, desolación. Quiera Dios que la locura no invada el cerebro de los que posan de líderes mundiales y que la reflexión los lleve a apartar definitivamente de sus mentes la posibilidad de una colisión que sería devastadora para la humanidad. Ni ellos mismos se salvarían.

Lo más visto

Subir