Tinto Político

EL ARMA DEL INCAPAZ ES LA VIL CALUMNIA.

Por: Andrés Aristizábal – Precandidto a la Alcaldía de Villamaría 2020-2023.

24 enero 2019

El día de ayer se público en la prensa escrita y virtual de Manizales y Caldas, una noticia que como la canción de Héctor Lavoe “Es un Periódico de ayer”. Es acerca de un contrato de obra que se celebró y ejecutó hace más de 10 años, el cual posteriormente en la vigencia 2011 fue auditado por la Contraloría General de la República y donde se generaron unos hechos administrativos que fueron desvirtuados en su momento, pero que lastimosamente continuó hacia otras instancias, en la situación que nos aqueja con la Fiscalía.

Es de anotar que en la auditoría realizada por la Contraloría General de la República no se encontraron elementos fiscales que inculparan de algún hecho a la empresa Aquamana ESP o al municipio de Villamaría, es tanto así que el contrato de obra tuvo un saldo aproximado de 15 millones de pesos, contrato que fue auditado por funcionarios de la empresa Aquamana ESP, Municipio de Villamaría y Corpocaldas. En su momento como lo mencione anteriormente, se habían demostrado legalmente las pruebas de las buenas prácticas público-administrativas, la honradez de personas ejerciendo sus responsabilidades como funcionarios y el meticuloso cuidado del sagrado recurso público.

En esa ocasión la documentación que se requirió, producto de los hallazgos de la auditoria, se respondieron con las evidencias que se requerían, con los requisitos de Ley y las normas de contratación de la época.

En ningún momento hemos escondido o mentido acerca del proceso que estamos enfrentando, ya que este se encuentra actualmente en curso, nunca hemos negado la situación, y en aras de la verdad en ningún momento hemos sido condenados o tenemos inhabilidad alguna.

Pero el miedo generado por la empatía y simpatía del pueblo por esta nueva generación política con una ideología fresca, limpia y llena de buenas intenciones por el municipio que nos vio nacer, ocasiona que se busque generar guerras sin terreno, con la bajeza de quienes están obsesionados con el poder administrativo de nuestro querido y amado municipio. No contentos con los abusos que han realizado y las malas prácticas administrativas, quieren impedir a toda costa enlodar que una nueva ola innovadora e íntegra cumpla con las esperanzas y los sueños de la población; por lo anterior acaban con la imagen reputacional de quien quiera ganarles honestamente el lugar y son estos autócratas, tiranos y anquilosados en el poder desde hace siete años tan temerarios, que inclusive puede correr riesgo mi propia vida o la de algún miembro de mi equipo o de mi familia.

La clase política actual que rige los destinos de nuestro municipio con sus aliados vio, a principios del año 2019, la segura victoria de quienes no necesitan maquinarías, ni clientelismo, ni millonarias inversiones para sus votos; sino por el contrario, el discurso real y aterrizado, dentro de las posibilidades de los compromisos, para toda la comunidad y el municipio de Villamaría en su zona urbana y rural. Ese miedo de la clase política que rige los destinos actuales de mi amado municipio, al sentir y palpar la perfecta combinación de lo político, la política y la libertad de opinión y expresión, sumado lo anterior a las deserciones del antiguo discurso tradicional, incomodo en los “poderosos partidistas locales”, su agarrotada ideología retrograda e inocua, enmarcada y porque no decirlo rígida para intereses propios y particulares.

Como la debilidad e incapacidad del ser humano se cobija, con artificios malsanos, bajos y tendenciosos, donde su rédito gamonal busca denigrar de los buenos, en lugar de ganar los debates en la Plaza Pública, con hechos y argumentos. El debate como el arma del inteligente y académico y el chisme y la difamación como el arma del político paquidérmico ignaro con delirio de poder.

El mal que muchos desean hacia mi imagen, honorabilidad y ética se confirmará, las veces que sea necesario y ante cualquier entidad que desee investigar sea ésta pública o privada; pues la probidad, la moralidad, la rectitud, la ética, el respeto, la responsabilidad y la disciplina son valores que nacen desde casa y no surgen en un discurso politiquero, amañado, soterrado, mentiroso y ladrón, dentro de una campaña para ganar unas elecciones.

No hay miedo en absoluto, sólo hay ganas de trabajar con los mejores y con el pueblo de Villamaría; siempre de la mano del Divino Dios y la Sagrada Virgen, pilares de mi vida perpetuamente y fundamentales en mis actos y decisiones.

Mi vida pública y privada pueden ser escudriñadas hasta la más mínima expresión, puesto que mi transparencia y diafanidad son el eje de mi cotidianidad. Es bueno que quede claro de forma mediática, todas las posibles dudas que mis enemigos y detractores, ya sean visibles y/o ya sea ocultos, quieran distorsionar, en función de apagar la llama de este humilde ciudadano de Villamaría.

Yo sólo quiero guiar y representar orgullosamente los intereses de mi grandioso pueblo; contrario a las clases políticas que vienen velando por los intereses, pero propios, con tráfico de influencias, en beneficio direccionados a sus allegados y familiares; como todos los Villamarianos lo sabemos.

Llego la hora de acabar con los compromisos, que por imposibles e incumplibles, nos han dado como contentillo esos “Caciques”, que no han proyectado futuro a la comunidad de mi hermoso pueblo y posicionarlo donde en realidad se merece estar.

Agradezco de antemano a quienes quieran corroborar mi integridad y entereza humana, familiar y laboral; puesto que con esto se adherirán más seguidores a nuestro nuevo proyecto, el cual hemos denominado UN SUEÑO LLAMADO VILLAMARÍA, donde lo veremos como el municipio ejemplo de transparencia, progreso, desarrollo e insigne a nivel nacional.

Sin miedo mi Villamaría adorada, ya estamos visualizando el progreso, futuro y desarrollo; somos más los que queremos la transformación fresca e ideológicamente veraz, que los que quieren aplastar a nuestro pueblo en función de su enriquecimiento privado.

1. Es verdad que existe un proceso penal en mi contra y de otros compañeros mientras me desempeñe como funcionario de la empresa Aquamana ESP, proceso que se ha venido agilizando a efecto de demostrar nuestra inocencia. Aclarando eso sí, que nuestro señalamiento penal NO TIENE NADA QUE VER con pérdida, desviación o apropiación de recursos públicos, NI TAMPOCO con la ejecución de la obra, es exclusivamente por Contratación sin el cumplimiento de requisitos, lo cual habíamos desvirtuado anteriormente y que nuevamente lo haremos y saldremos avantes en este proceso. Nunca hemos negado los hechos ni nos hemos escondido ante esta situación, siempre damos la cara y honraremos la palabra hasta el último de nuestros días.

2. Para este proceso se tienen todos los soportes probatorios, que en derecho demostrarán que todo se hizo atendiendo las normas contractuales que regían para la época, muy al contrario a lo que piensan ciertos actores políticos, que buscan con esto confundir a la comunidad, dejando de lado que estos procesos penales tienen sus instancias, y hasta la fecha no he ni hemos sido condenados ni vencidos en juicio, ni tampoco afecta mi aspiración a la Alcaldía de Villamaría.

3. Mi hoja de vida es intachable, soy un orgulloso egresado de la Universidad Nacional de Colombia como Ingeniero Civil, soy Especialista en Vías y Transportes, Especialista en Geotecnia y Especialista en Gerencia Estratégica de Proyectos y alrededor de 14 años como funcionario público, esta nunca ha sido cuestionada, mis valores y principios siempre se conservarán como un legado familiar, y con la ayuda de Dios y de ustedes, Villamaria tendrá un futuro para las próximas generaciones.

Cuando no hay argumentos, ni una propuesta clara de ciudad, los contradictores políticos basan sus campañas en la desgracia de los demás, o desprestigiando a sus adversarios, un estilo de política arcaico, pusilánime y lamentable para el buen nombre y la honra de una persona.

En consecuencia, mi precandidatura a la Alcaldía de Villamaria sigue FIRME, cada día más sólida, más fortalecida y sin ningún tipo de inhabilidad. Hoy precisamente hemos empezado a construir los equipos de trabajo y los lineamientos de lo que será nuestro programa de gobierno, que pronto llevaré a sus barrios, veredas y sectores, para que juntos plasmemos lo que he acuñado para nuestra próxima contienda electoral UN SUEÑO LLAMADO VILLAMARÍA, donde se plasme y sea tángible el desarrollo de nuestro amado terruño.

Un abrazo para todos y mil bendiciones.

Andrés Aristizabal

Precandidato Alcaldía de Villamaria 2020-2023

Lo más visto


Subir