Opinion

“UN HOMBRE NO ES VIEJO HASTA QUE COMIENZA A QUEJARSE EN VEZ DE SOÑAR”. JOHN BRRY MOORE.

Por: José Oscar González Hernández – Exalcalde de Pensilvania, exdiputado a la asamblea de Caldas, expersonero de Manizales.

14 septiembre 2018

La gobernabilidad en temas políticos y como ha sido usanza en nuestro país se ha hecho a base de prebendas. Por allá en los años 60 fueron los auxilios parlamentarios ideados en el gobierno de Lleras Restrepo, que con el paso del tiempo se convirtió en el barril de los puercos. Sufrieron tanto desprestigio y se prestaron para toda clase de tropelías económicas que fueron prohibidos por la Constitución del 91. Más adelante vinieron los cupos indicativos que eran partidas que les asignaban a los parlamentarios a medida que iban apoyando los proyectos del gobierno de turno.

Y ya para acercarnos a nuestro tiempo vino la mermelada creada por el ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry. Bajo la figura de la mermelada se aprobaron todos los proyectos del gobierno Santos especialmente los relacionadas con la implementación de los acuerdos de paz.

Si miramos, todos los gobiernos han gozada de un estímulo para los congresistas para que voten sus iniciativas.

Dentro de las propuestas del gobierno Duque fue tener una gobernabilidad, no con estímulos económicos a los parlamentarios, sino sobre la base de programas y proyectos. Analizando lo que ha sido nuestra clase política a lo largo de la historia, esto es casi imposible. A ellos no les gusta hacer política sin la ubre presupuestal oficial.

Las cartas ya están jugadas. El Centro Democrático, los Conservadores, los de la U y otros movimientos minoritarios se declararon gobiernistas. Mientras tanto Cambio Radical, los Liberales y los opositores tradicionales del sistema unos son oposición y otros están a la expectativa. Quiere decir lo anterior que la prueba de fuego la va a tener el gobierno Duque después del debate del ministro Carrasquilla en donde muy seguramente propondrán la moción de censura a éste por sus famosos bonos agua.

No nos podemos olvidad que el ministro Carrasquilla no le ha explicado al país y los investigadores tampoco sobre sus cuentas en los Panamá Papers. A propósito, quiero recordar un dicho de un analista económico internacional que sentencio: “No todos los que tienen cuentas en los panamá Papers son pillos; pero todos los pillos si tienen cuentas allí”. Ojalá después de la censura si la hay, el ministro nos explique sus enredos financieros. ¿Se dará el caso de un ministro de Hacienda evasor de impuestos?, amanecerá y veremos.

Lo más visto


Subir