Opinion

“Más quien manda los pesares, manda también el consuelo – La luz que baja del cielo,  alumbra al más encumbrao – Y hasta el pelo más delgado hace su sombra en el suelo”. Martín Fierro

Por: José Oscar Gnzález Hernández – Exalcalde de Pensilvanoa – exdiputado de Caldas – Expersonero de Manizales.

17 mayo 2018.

En estos días previos a la cita presidencial,el país está expectante sobre los desarrollos de Hidroituango, que es el proyecto energético más grande del país y que está viviendo unos momentos dramáticos porque la fuerza del agua, o de la naturaleza herida dirán otros, pasa unos tragos amargos.

Para construir dicha presa construyeron allí 4 túneles de desviación y 3 fueron ya sellados con concreto, porque no los necesitaban ya porque la obra está finalizando. El único túnel que funcionaba se tapó por derrumbes y la decisión de importancia fue evacuar el agua por la casa de máquinas inundándola. Allí hay que tener en cuenta que dicha inundación de la casa de máquinas generaba daños en los equipos ya instalados, pero era la solución óptima y más aconsejable en los momentos de crisis. Pero no sabemos si dicho túnel se destaponó por la fuerza de las aguas o por acción de los trabajadores y esto causó una creciente grande del nivel del río y causó estragos en Puerto Valdivia. Además de los daños causados en la casa de máquinas, la presión del agua, del invierno, se tiene miedo que la presa en si pueda colapsar y aquí si sería una catástrofe con la furia del agua de la presa que podía arrasar a varios municipios aguas abajo como Cáceres, Tarazá y otros más.

Para todos los grupos que no comulgan con estas obras faraónicas por ser no convenientes al ambiente van a tener su festín para despacharse en contra del proyecto; para muchos otros estudiosos va a ser la oportunidad para repetir que la naturaleza y el río reclama su cauce. En muchas partes del país las comunidades, la gran mayoría, no comulgan con estos proyectos hidroeléctricos, pero se siguen haciendo.

Viene a mi memoria en las viejas películas de Supermán, el hombre de acero, cuando en una de sus filmes y que se presentaba la fractura de las paredes de una presa, él con su fuerza increíble viene, conjura el peligro y todos tan felices. Será que nosotros hoy nos tocará encomendarnos a Supermán, porque no quiero pensar siquiera la hecatombe que causaría el río aguas debajo de la presa.

Lo más visto


Subir