Tinto Político

UNA CAMPAÑA SILENCIOSA Y EFECTIVA

La violencia partidista que sacudió al país el siglo pasado, obligó a don Rafael Toro Ocampo, con menos de 20 años de edad en esa época, a salir huyendo de su tierra, Santa Isabel, municipio del norte del Tolima. Aquí conocería a la joven Laura Villa Gómez, manizaleña, hija de don Alejo Villa quien era maestro escolar de profesión.

Néstor Toro Villa con sus compañeros de grado de bachillerato Instituto Manizales promoción 1969

De ese hogar nacieron 12 hermanos uno de los cuales empezó a sobresalir desde muy joven por su espíritu social y solidario con las personas menos favorecidas. Hablamos de Néstor. Durante su bachillerato fue un estudiante destacado y se inclinaba por hacer una carrera universitaria desde la cual le pudiera servir a las comunidades. Fue así como se graduó de médico cirujano de la Universidad de Caldas.

Desde sus épocas universitarias empezó su militancia en el Partido Liberal. Pertenecía a las Juventudes Liberales de Caldas y coordinaba el trabajo social de base en los barrios más deprimidos de Manizales

Su primer tutor político fue Alberto Mendoza Hoyos, jefe liberal, Senador de la República, Alcalde de Manizales, Gobernador de Caldas, Ministro, Embajador y primer gerente de Sofasa. Con él aprendió lo que es la dignidad en la política.

Desaparecido Mendoza Hoyos, continuo con su trabajo político bajo las directrices del aguerrido jefe liberal caldense, Jaime Chávez Echeverry, el abogado penalista más destacado de su época, Senador y Representante a la Cámara.

Después de él entraron en escena como dirigentes liberales caldenses los senadores Víctor Renán Barco López y Luis Guillermo Giraldo Hurtado, este último adelantando su labor política en Manizales a quien Néstor Toro Villa apoyaba desde las juventudes liberales haciendo el trabajo social en los barrios.

Una vea retirado el doctor Giraldo Hurtado, el senador Barco asumió la vocería departamental del liberalismo y recogió toda la organización de Manizales. Allí fue donde Toro Villa conoció al Representante a la Cámara (q. e. p. d.) Oscar González Grisales con quien hizo gran amistad.

Entre 1981 y 1982 se desempeñó como concejal del municipio de Manizales. Su nombre fue incluido en la lista liberal por imposición de los líderes populares de esa colectividad en cuyas comunidades adelantaba su labor social.

Para las elecciones de 1982, el dirigente liberal Milton Gaviria exigió que Néstor Toro Villa fuera su suplente en la lista para el concejo. Salió electo y solo asistió a la sesión de instalación de la corporación dejando que asistiera todo el período.

En 2003, Oscar González Grisales, Representante liberal a la Cámara de Representantes, pidió que Néstor Toro Villa fuera incluido nuevamente en la lista para Concejo de Manizales, saliendo electo para el período 2004-2007, esta vez por las toldas barquistas.

A la muerte de Oscar González Grisales, un sector importante del liberalismo le solicitó a Toro Villa que prestara su nombre para la Asamblea departamental porque interpretaba el espíritu del líder liberal inmolado ya que era su gran amigo. Fue así como salió electo Diputado para el período 2008-2012.También fue miembro del Directorio Departamental Liberal por votación popular.

Más que la política, la vida de Néstor Toro Villa la ha enfocado en el trabajo social permanente en beneficio de las clases menos favorecidas. No hay barrio de Manizales en los sectores deprimidos que no conozca de su labor.

Ahora, por solicitud expresa del Senador Liberal, Luis Fernando Duque, su amigo personal, quien le solicitó que prestara su nombre para representar a su movimiento político en Caldas, quedó incluido en la lista a la Cámara de Representantes por el Partido Liberal en nuestro departamento.

Es una campaña silenciosa, sin recursos ni ostentaciones de poder, sin desbordamiento de publicidad, solo confiando en que sus 40 años de servicio comunitarios sean argumentos suficientes para que el sector liberal serio y responsable de Manizales lo acompañe en su aspiración.

Se considera uno de los pocos liberales que aún quedan con alguna legitimidad en el departamento de Caldas porque nunca ha traicionado sus ideales políticos. Liberal por sepa ni siquiera por veleidades y piensa que es el último liberar autóctono que queda en Caldas

Néstor Toro Villa es un hombre sencillo. Reside en el Barrio La Enea junto con su familia. Esposo, padre, abuelo. Se conoce todos los municipios de Caldas y gran parte de sus 33 corregimientos. Juega fútbol y patrocina equipos. Hincha fiel del Once Caldas. Camina, viaja, hace paseos de olla con su familia. Le apasionan los caballos y tiene gran sensibilidad por los animales. Asiste a cuanta primera comunión, cumpleaños y matrimonio lo invitan. No utiliza vehículos con vidrios oscuros, ni escoltas, ni gafas negras para dar aparentar poder. Ama la naturaleza.

Néstor Toro Villa ama a Manizales, la ciudad que lo vio nacer y en donde ha desarrollado su labor social, profesional, económica y política. Espera morir en ella. Su campaña política es silenciosa, de opinión y tiene opción clara de conseguir su objetivo con el apoyo de la organización del Senador Luis Fernando Duque

Muchos piensan que de no tener éxito su aspiración a la Cámara de Representantes, sería un excelente candidato a la Alcaldía manizalita en las elecciones de 2019.

Lo más visto


Subir