Opinion

Coyuntura y suposiciones Políticas

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

16 marzo 2019

Hasta el momento es un hecho fáctico la existencia de dos coaliciones en el departamento y un tercer grupo compuesto por los “Alternativos”. De las alianzas entre estos grupos, así como de la selección de sus candidatos dependerá el juego de poder en el departamento.

Por lo general, el peor escenario para un dirigente que está pensando en las elecciones de traspaso de poder, es permitir que la oposición se una, es decir, que haya solo dos candidatos (el oficial y el de oposición), siempre la oposición será mayoritaria y la probabilidad de que esta gane es alta, sin embargo, si esta se atomiza aumentan las posibilidades para que el traspaso de poder sea a un aliado.

En el caso de la alcaldía de Manizales, la estrategia del Partido Liberal de neutralizar a un posible contendor como el Centro Democrático en esta elección fue clave. Sumado a la siempre y previsible indisposición de hacer mayorías de los llamados alternativos, junto con una segunda coalición que atomiza más el electorado, abre camino a la victoria del candidato de la coalición “Liberal-Uribista”.

Sin embargo, si se alinean los astros para la oposición, y llegara a haber realismo político por parte de los alternativos y estos deciden poner en el tablero los elementos que los unen más que aquellos que los separa con la coalición del Partido de la U, Sierrismo, Guido y Cambio Radical, sonarían pasos de animal gigante.

A lo anterior tendría que sumarse algo de pragmatismo de esta última coalición, ceder su fuerza electoral en favor de un candidato alternativo, que aunque con menos votos, pero tal vez con mayor favorabilidad y menos desgaste ante el electorado manizaleño,  podría lograr arrebatarle, lo que en ultimas es un interés común, la alcaldía de la capital del departamento a los liberales y de esta manera también darle un estruendoso golpe al Uribismo. Si los alternativos lo piensan bien y juegan correctamente sus cartas, de esto dependerá por fin una posibilidad real de que en las próximas elecciones al congreso tengan un Representante a la Cámara o un Senador Caldense “Co-elegido”.

Algunos indicadores de lo que podría pasar si los alternativos toman las decisiones que exige la Realpolitik serían aquellos que nos muestran las pasadas elecciones, de esta manera tenemos los siguientes datos:

En el mejor momento del Uribismo según las encuestas, y en el que casi exclusivamente solos, junto con algunas iglesias Cristianas, lograron ganar el plebiscito de los acuerdos entre FARC y Gobierno. Los resultados para la ciudad de Manizales fueron los siguientes: 76.961 votos por el NO; contra 74.140 por el SI, una diferencia bastante apretada.

En esta misma ciudad pero en elecciones de Presidencia  los resultados en primera vuelta fueron:

Fajardo 101.796       Duque 60.410          Petro 17.312             Vargas 10.186

Recuerden que desde primera vuelta Mario Castaño ya estaba con el presidente Iván Duque.

Para segunda vuelta y aunque en una ciudad altamente tradicional y conservadora con alta aversión por la Izquierda, Petro obtuvo 71.138 votos, frente a Iván Duque apoyado por casi la totalidad de las maquinarias que obtuvo 103.834 votos, y aunque la diferencia fue de 32.696 votos lo llamativo de este resultado es la tasa de crecimiento de ambos. En el caso de Gustavo Petro este creció en un 310.92% mientras que Iván Duque creció 71.88%. Esta diferencia podría reforzar el argumento de la alta tendencia de los manizaleños a votar contra las maquinarias, hoy encarnadas por el partido de gobierno a nivel nacional y el candidato apoyado por el actual alcalde Octavio Cardona. Pero más aún, la posibilidad de triunfo de un candidato alternativo si se logra evitar la atomización del electorado y con un impulso por parte de un sector político.

Sin embargo y como el escenario más probable es el que menos cambios requiere, hoy la coalición de Mario Castaño, Jorge Hernán Mesa, Octavio Cardona junto con el Uribismo lleva la delantera en Manizales.

El Partido de Gobierno tiene la obligación de ganar la gobernación, así lo dejo claro el presidente Uribe el pasado miércoles en Manizales quien a puerta cerrada afirmo que ya bastante sacrificio debía hacer el partido en respaldar un candidato a la alcaldía de Manizales que no fuera del Centro Democrático, como para no ganar esta contienda.

El partido de la U en las pasadas elecciones siendo partido de gobierno logro 13 de las 27 alcaldías del departamento. Centro Democrático para salir medianamente avante en las elecciones de octubre y en un departamento que se autoproclama como Uribista, debería ganar por lo menos entre 8 y 10 alcaldías, de no ser así, no solo tendrán que soportar los lideres Uribistas de Caldas el ya afamado regaño de Uribe, sino que tendrán bastantes problemas en las elecciones a Congreso.

Y es que una cosa seria Centro Democrático con Camilo Gaviria como candidato y otra con Luis Guillermo Giraldo. Con el primero difícilmente se coordinaría la particular forma de hacer campaña del partido Liberal en Caldas, sus dirigentes tienen mal-acostumbrados a líderes y electores, esta situación encarecerá la campaña a la Gobernación de su aliado.

Estará por verse realmente cuantos dirigentes Castañistas en los municipios acompañaran de lleno a su austero aliado por la lucha a la gobernación si no cumplen sus exigencias.

Con Luis Guillermo Giraldo no solo pasarían a segundo plano los tradicionales líderes Uribistas de Caldas, sino que podría llegar a unirse todo el partido Liberal, e inclusive tratando de descifrar entre líneas al hoy presidente del Partido Conservador, el doctor Omar Yepes, se podría presumir el relanzamiento de la coalición Yepo-Barquista 2.0

De la coalición Liberal-Centro Democrático podemos afirmar sin lugar a dudas que esta beneficia más a los liberales que al partido de gobierno.

Otro fuera el escenario para Centro Democrático, si por ejemplo lejos de orgullos e intereses personales, y más pensando en lo que le conviene al partido, figuras como Oscar Iván Zuluaga fueran candidatos a la Gobernación, lo anterior siguiendo el ejemplo de otros políticos como Horacio Serpa en Santander, o el mismo Expresidente Uribe, quienes vieron la necesidad de lo que algunos calificaron como  involución política, y aspiraron a cargos muy inferiores a los que antes ostentaron para salvaguardar sus estructuras, hoy vemos los resultados de estas estratégicas decisiones.

Mientras tanto, y si bien hoy el escenario en Manizales es favorable para unos, en el departamento la tendencia favorece a otros, más aun cuando internamente el Centro Democrático inicia un proceso de desgaste con incalculables consecuencias. (http://www.tintiando.com/2019/03/07/declaraciones-de-luis-guillermo-giraldo-causan-malestar/

Mientras tanto la Coalición de la U, Sierrismo, Guido y Cambio Radical se fortalece todos los días más de cara a la elección de su candidato, con mayor fortaleza en la provincia frente a la coalición contradictora y con menos diferencias internas cada vez que se sientan, tienen claras las ventajas de varios de sus líderes dadas las posiciones que ostentan, y sin pensarlo dos veces las pondrán en la mesa de ser necesario.

Adenda: Para las elecciones de octubre no solo Uribe visitara tierras Caldenses, con toda seguridad en la próxima campaña líderes nacionales como Angélica Lozano o Claudia López (Si pierde la Consulta con Navarro), Sergio Fajardo, o Vargas Lleras irrumpirán en nuestro escenario y tal vez definirán hoy posturas dubitativas de sus partidos.

Lo más visto

Subir